Devocional Semanal

Amando A Los que son Difíciles de Amar

Amar a las personas difíciles de amar demuestra el amor de Dios por nosotros.

Escrito por Dan Lee on 14/03/2017

“Si solo amas a quienes te aman, ¿qué recompensa hay por eso? Hasta los corruptos cobradores de impuestos hacen lo mismo”.

Mateo 5:46

Estamos rodeados de todo tipo de personas. Algunas son fáciles de amar. Otras, tendemos a ignorarles. Y también están aquellas personas que actúan en formas que nos hacen querer odiarles.

Vea aquí tres tipos de personas a las que podríamos tender a menospreciar o incluso odiar - y lo que la Palabra de Dios dice acerca de ellas:

1. “Los que Sirven”

La gente de muchas culturas desprecia a los meseros, oficinistas o trabajadores manuales. Actuamos como si ellos solo existieran para satisfacer nuestras necesidades y no prestamos atención a sus sentimientos.

Pero Pedro dice en su carta: “Y todos vístanse con humildad en su trato los unos con los otros, porque ‘Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes” (1 Pedro 5:5).

El amor de Dios significa tener un corazón humilde para otros.

2. “Los Pecadores”

Jesús contó una historia sobre dos personas orando en el templo: un fariseo y un despreciado cobrador de impuestos. El fariseo oraba: “Te agradezco, Dios, que no soy un pecador como todos los demás... ¡Para nada soy como ese cobrador de impuestos”! (Lucas 18:11)

Por otro lado, el cobrador oraba: “Oh Dios, ten compasión de mí, porque soy un pecador”. (Lucas 18:13)

Jesús dijo: “Les digo que fue este pecador —y no el fariseo— quien regresó a su casa justificado delante de Dios. Pues los que se exaltan a sí mismos serán humillados, y los que se humillan serán exaltados”. (Lucas 18:14)

El amor de Dios está disponible para todos, incluyendo a los pecadores.

3. “Los Extranjeros”

Las noticias de hoy están llenas de historias sobre gente que se odia mutuamente por causa de su raza, sus creencias o sus sentimientos hacia nosotros.

Pero Jesús dijo: “¡Amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman”. (Lucas 6:27-28)

El amor de Dios alcanza incluso a aquellos que se oponen a Él y lo calumnian.

Conclusión

Cada ser humano es hecho a la imagen de Dios (Génesis 1:26). Cuando no respetamos u odiamos a otra persona, estamos faltándole el respeto a Dios. Cuando a Jesús se le pidió resumir los mandamientos, Él dio solo dos: Ama a Dios y “Ama a tu prójimo como a ti mismo. Ningún otro mandamiento es más importante que estos”. (Marcos 12:31)

Cuando, por el poder del Espíritu Santo, amemos humildemente a los que Sirven, a los Pecadores y a los Extraños en nuestras vidas, la gente verá el amor de Dios (ver también Juan 13:35), y el Señor Jesús será glorificado.


Ore esta semana:

Señor, hay mucha gente difícil de amar en mi vida. Por favor, dame el poder de Tu Santo Espíritu para amar con un corazón humilde y orar por ellos, y así glorificarte.


¿Quiénes son algunos de los que le Sirven, Pecadores y Extraños en su vida? ¿Necesita usted ayuda para aprender a amarles?

Haga clic AQUÍ para aprender a hacerlo.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Tres Razones para Amar a sus Enemigos

Por Qué usted NO debe Vengarse

Lea más