Devocional Semanal

Bondadoso por Naturaleza

¿En qué es usted bueno? ¿De qué maneras es usted naturalmente talentoso? ¿Sabe usted que Dios le ha dado esos dones y talentos por una razón?

Escrito por Hope on 12/06/2018

Y que el Señor haga crecer y sobreabundar el amor que tienen unos por otros y por toda la gente, tanto como sobreabunda nuestro amor por ustedes.

1 Tesalonicenses 3:12

¿En qué es usted bueno? ¿De qué maneras es usted naturalmente talentoso? ¿Sabe usted que Dios le ha dado esos dones y talentos por una razón? Son muy pocas, las grandes cosas, los proyectos grandes, que una persona puede hacer sola. Usted no puede construir y mantener un gran edificio por usted mismo, y como un creyente tampoco puede construir y mantener la Iglesia. Un solo cristiano tampoco puede construir y hacer crecer a la comunidad creyente. Dios le ha dado a Su pueblo dones que se complementan; por lo tanto, Él puede hacer que Su Iglesia (la comunidad creyente) logre mucho cuando trabajamos juntos, sometiéndonos “...unos a otros por reverencia a Cristo" (Efesios 5:21)

Dones Complementarios

El apóstol Pablo lo dijo de esta manera: “Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.” (Romanos 12:4-5)  Dios nos ha dado los unos a los otros, y también nos ha dado tareas importantes. El apóstol Pablo continúa: “...si Dios te dio la capacidad de profetizar, habla con toda la fe que Dios te haya concedido. Si tu don es servir a otros, sírvelos bien. Si eres maestro, enseña bien. Si tu don consiste en animar a otros, anímalos. Si tu don es dar, hazlo con generosidad. Si Dios te ha dado la capacidad de liderar, toma la responsabilidad en serio. Y si tienes el don de mostrar bondad a otros, hazlo con gusto.” (Romanos 12:6-8)

Llamados Complementarios

Una tarea importante que Dios nos ha dado es anunciar "las buenas noticias a todo el mundo." (Marcos 16:15) Al igual que con la construcción y el mantenimiento de la Iglesia desde adentro, Dios nos ha dado llamados complementarios para construir la Iglesia desde afuera; compartiendo Su Evangelio. Nuevamente el apóstol Pablo escribió en Romanos: "¿Y cómo pueden (los que le buscan y le invocan) creer en él si nunca han oído de él? ¿Y cómo pueden oír de él a menos que alguien se lo diga? ¿Y cómo irá alguien a contarles sin ser enviado?" (Romanos 10:14-15) En esas preguntas, podemos ver varias “oportunidades de trabajo" para los creyentes. Se necesitan cristianos creyentes para predicar las Buenas Nuevas acerca de Jesús, y se necesitan otros para enviar a los predicadores. Los predicadores y los que los envían necesitan apoyo financiero, físico y espiritual. Y nosotros podemos apoyarles mediante el uso de los dones que Dios nos ha dado: enseñar, dar, servir, orar, etc. ¡Tenemos tantas oportunidades de servir a Dios, a los demás, y a los que aún necesitan a Jesús!

Consejos Útiles:

Cuando usted le ore a Dios por oportunidades, Él le mostrará personas con necesidades a su alrededor, donde quiera que vaya.

Cuando respondemos para satisfacer una necesidad, compartir un regalo, orar o animar a alguien, estamos sirviendo así como lo hizo Jesús (lea Mateo 25:31-46).

Usted puede titubear acerca de satisfacer una necesidad y pensar: "No tengo suficiente dinero, o no sé cómo arreglar su automóvil". O, usted puede ser valiente, audaz, confiar en Dios y participar de la oportunidad que Dios le está brindando para usar los dones que Él mismo le ha dado, para ayudar a otros. Después de todo, Dios puso a la persona en su camino, y Él sabe exactamente cómo usted puede ayudar. ¡Dios proveerá el resto!


Ore esta semana:

Para que Dios le muestre cómo usar sus habilidades, talentos, conexiones y recursos para ayudar a las personas que necesitan.


Dios le hizo único... con dones, talentos, tendencias, un pasado, una personalidad, ¡inclusive sus peculiaridades! ¿Quiere saber por qué Él le creó de esta manera?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Día 25: El Llamado

¿Cómo puedo servir a Dios en mi trabajo?

Lea más