Devocional Semanal

Estamos en el Mundo pero NO Somos del Mundo

Jesús nos llama a ser diferentes del mundo y al mismo tiempo que hagamos una diferencia en el mundo.

Escrito por Joy on 22/08/2015

“Jesús oró; Ellos no son del mundo, como tampoco lo soy yo. Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad.” Juan 17:16-17

Nosotros no podemos esperar que los no cristianos tengan estándares morales santos y deseen agradar a Dios. Nosotros podemos y debemos esperar que los cristianos actúen diferente a la cultura en la cual están viviendo. Debemos esperar que ese comportamiento sea tan diferente como lo es la noche del día.

La Oscuridad de la Cultura del Mundo

“Esta condenación se basa en el siguiente hecho:La luz de Dios llegó al mundo, pero la gente amó más la oscuridad que la luz, porque sus acciones eran malvadas.” (Juan 3:19). La raza humana está gobernada por el pecado y sus deseos egoístas. Sin Jesús, las personas están perdidas en la oscuridad (Juan 8:12), muertos en sus pecados (Efesios 2:1-5), separados de Dios (Colosenses 1:21-22) y condenados sin esperanza (Juan 3:18). Cuando usted está en la oscuridad, no puede ver la verdad.

Recuerde que TODOS comenzamos en esa oscuridad. (Romanos 3:11, 23)

Jesús es la Luz del Mundo

“Él (Jesús) nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.” (Colosenses 1:13-14). Asistir a la Iglesia y recitar oraciones no nos hace cristianos. Lo que nos hace cristianos es cuando cambiamos nuestra lealtad de un rey por otro. Es una transformación radical de nuestra identidad. “Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

¿Ha nacido de nuevo? ¿A cuál Rey le sirve usted?

Decida Nacer de Nuevo Ahora

Viviendo como Hijos de La Luz

Lea Efesios 4:17-24 y entenderá que los “seguidores de Cristo” deben ser diferentes de la cultura que les rodea. Nosotros ya no somos del mundo (no pertenecemos al mundo) sino de Dios (somos de Él). “No amen a este mundo ni las cosas que les ofrece, porque cuando aman al mundo no tienen el amor del Padre en ustedes. Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo; y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea; pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.” (1 Juan 2:15-17).

¿Está usted buscando primeramente agradar a Dios?


Ore esta semana:

Pídale a Dios que le deje ver cómo y de qué manera se está dejando influenciar por el mundo que le rodea. Pídale a Jesús que gobierne sus pensamientos y acciones como el dueño y Señor de su vida.


¿Usted actúa y piensa diferente a los no-cristianos?

Háblenos al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Jesús Me Ha Salvado

¿Cómo puede estar seguro de que usted es salvo?

Lea más

Día 10: La Mente Renovada

Aunque llevo mucho años caminando con Cristo, todavía hay momentos en los que me encuentro luchando con actitudes como el egoísmo, el orgullo y la falta de confianza.

Lea más

¿Son las Heridas Mejores Que los Besos?

Los placeres del mundo dejan un sabor amargo.

Lea más