Devocional Semanal

Las Palabras de Dios: Paz

Palabras que transforman vidas.

Escrito por Gary Fleetwood on 05/12/2017
Temas: Dios, Jesus, Paz, Dificultades

En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!

Gálatas 5:22-23

Cuándo alguien le menciona la palabra “paz”, ¿qué se le viene a usted a la mente? Desafortunadamente, la ausencia de paz en el mundo es lo que probablemente le resaltará más. Hay tanto odio, disturbios y tantos actos de increíble maldad contra inocentes, que nos preguntamos si algún día acabará. Parece que el mundo entero siempre está hablando de alcanzar la paz, pero la triste realidad es que nunca se logra una paz verdadera, sin importar cuánto se insista en ella. Lo que el mundo falla en entender es que la verdadera paz solo puede venir de Dios. Por lo que si dejamos a Dios fuera de nuestra "ecuación de paz", entonces jamás podremos alcanzarla. Sólo Dios tiene el poder para dar paz a nuestras vidas. De hecho, uno de los grandes títulos de Dios es “Dios de paz”. (Hebreos 13:20)

¿Qué piensa es lo que piensa usted que la palabra “paz” realmente significa?

La palabra "paz" representa la unión de dos cosas que han sido separadas una de la otra. Recuerdo una historia real sobre una familia que había sido completamente separada por un tsunami durante unas vacaciones. Todos fueron arrastrados por las enormes olas, y fueron gravemente heridos. Al enterarse que los otros miembros de su familia habían muerto en el desastre; cada uno se sentía impotente y solo. Sin embargo, Dios les reunió milagrosamente como familia y se sintieron llenos de paz y la alegría.

Entonces, ¿qué es lo que la paz de Dios realmente hace por mí?

La paz que Dios da también incluye la idea de tener una especie de descanso interior. Para los creyentes, ese descanso es dado a ellos porque realmente están en paz con Dios. La Biblia dice que antes de llegar a Cristo, en realidad éramos sus "enemigos" (Efesios 2:14). Sin embargo, Romanos 5:8 revela por qué ya no tenemos que seguir siendo enemigos de Dios. Dice: "pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores." (vea también Romanos 5:1).

Cuando Jesucristo murió por nuestros pecados, Su muerte permitió a Sus enemigos convertirse en parte de Su familia. ¡Eso es tan asombroso! Ahora, no solo tenemos paz con Dios, sino que Dios realmente nos da Su paz para ayudarnos cuando atravesamos situaciones difíciles. Esa es la paz de la que Pablo está hablando en Gálatas 5:22 - la verdadera "paz de Dios" que está trabajando en nuestra mente y corazón, y especialmente cuando nos pasan cosas difíciles en la vida, sobre las cuales no tenemos control alguno.

¿Habló Jesús alguna vez a sus discípulos acerca de la paz de Dios?

En Juan:14:27 Jesús le estaba hablando a Sus discípulos porque sabía que luego de irse, ellos tendrían que pasar por algunas pruebas muy fuertes en su vida. El les dijo: “Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo.” (Juan 14:27)

Entonces, ¿qué pasa cuando atravieso por algo muy difícil?

Algunas personas piensan que tendrán paz cuando ya no tengan ningún problema. Sin embargo, la paz de la que habla Pablo es una calma sobrenatural que Dios pone en nuestro corazón sin importar la dificultad de nuestras circunstancias. Jesús dice en este versículo que cuando perdemos la paz, a menudo nos asustamos. No sabemos cómo una prueba difícil podría ayudarnos, y tenemos miedo, y en el proceso perdemos nuestra paz. Por lo que, cuando Jesús habla de Su paz, no está diciendo que nunca tendremos problemas en nuestra vida. Más bien, está diciendo que cuando suframos dificultades, podemos contar con que Él estará justo a nuestro lado (vea también Juan 16:33).

¿Qué debo hacer cuando tengo miedo?

Uno de los grandes pasajes de la Biblia acerca de la ansiedad es Filipenses 4: 6-7, que dice: "No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que Él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús".

Qué gran promesa para cuando tengamos miedo, estemos nerviosos o estemos inquietos por algo. Mientras oramos y buscamos la sabiduría y la voluntad de Dios para nuestra vida, Él nos da una paz sobrenatural que va más allá de nuestro entendimiento. En realidad es lo suficientemente poderoso como para guardar y proteger nuestra mente y corazón de la preocupación, de modo que las pruebas y las dificultades ya no nos perturben o nos hagan temer. Sabemos que Dios nos está "protegiendo". Por lo tanto, cuanto más entreguemos nuestra vida a Cristo, más Su paz nos protegerá del temor, de la preocupación y de los pensamientos que nos afecten.

¿Puedo yo realmente experimentar la paz de Dios?

Pablo alienta a los creyentes de Tesalónica en 2 Tesalonicenses 3:16 con estas palabras: “Ahora, que el mismo Señor de paz les dé su paz en todo momento y en cada situación. El Señor sea con todos ustedes.”
Este pasaje nos dice que ¡Dios realmente quiere que experimentemos su paz! ¡Qué oración tan asombrosa para ambos; nosotros y estos creyentes; paz en todo momento y en todas las formas posibles! Eso es lo que el Dios y Señor de paz quiere darnos a todos y cada creyente


Ore esta semana:

Señor Jesús, ¿podrías ayudarme a entregar mi vida a Tí, y así poder disfrutar de Tu paz en mi corazón?


¿Creo yo verdaderamente, que puedo conocer la asombrosa paz de Dios cuando las pruebas más difíciles lleguen a mi vida?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Las Palabras de Dios: Alegría

Palabras que transforman vidas.

Lea más

Las Palabras de Dios: Amor

Palabras que transforman vidas.

Lea más