Devocional Semanal

Tres Maneras de Crecer en su Fe

Los principios de Pedro para un crecimiento espiritual saludable.

Escrito por GodLife on 12/09/2017

"Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud. Todo esto lo recibimos al llegar a conocer a aquel que nos llamó por medio de su maravillosa gloria y excelencia."

2 Pedro 1:3

Cuando mis hijos me hacen una pregunta y no se la respuesta, mientras la busco en el internet les digo: “No lo sé, pero mi celular si lo sabe”. Me gusta hacerles reír incluso mientras les indico las increíbles ventajas - y problemas - del mundo de hoy. Tener un teléfono inteligente nos conecta a una red mundial con mucha información. Usando las palabras correctas para hacer la búsqueda, podemos obtener respuestas a casi cualquier cosa rápidamente. (Claro, tenga en cuenta que pudieran ser las respuestas equivocadas.) Pero el saber cómo buscar no nos hace verdaderamente más listos, ¿o si?

Un gran y creciente número de personas en el mundo de hoy están teniendo la oportunidad de poner su fe en Cristo debido al tremendo alcance de la tecnología de hoy. ¡La radio, la televisión y el internet comparten el evangelio a millones todos los días! ¿Pero cómo podemos realmente crecer como creyentes en Jesús? Veamos aquí tres antigüos secretos para el crecimiento cristiano, que aún necesitamos en nuestra era moderna:

1. Atesore la Palabra de Dios en su corazón

La Biblia tiene muchos ejemplos, historias y mandatos con el propósito de hacernos leerla - y conocerla. Uno de los ejemplos más claros se encuentra en 1 Pedro: “deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación” (1 Pedro 2:2). No es raro escuchar admitir, incluso a los cristianos, que tienen muy poco o ningún interés en la Palabra de Dios. Pero esto no es normal. Busque en su corazón. Si usted descubre que realmente quiere saber lo que Dios quiere mostrarle, ¡usted ya ha internalizado este mandato en su corazón! ¿Cómo puede realmente decir que cree en Jesús sin conocer Sus enseñanzas? (Lucas 6:46). Lea la Palabra o escúchela con regularidad. Llegue a conocerla. Hágalo con el propósito en mente de crecer en su relación con el Señor. Recuerde que Él está con usted mientras la lee. Él le ayudará a atesorarla, y le incitará a confiar en ésta, para guiarle en su vida.

2. Participe en el Cuerpo de Cristo

¿Cómo sabe usted si es un pintor talentoso? ¡Pintando! Los Pintores, los oradores, los atletas, y demás trabajadores habilidosos saben esto: usted tal vez tenga el talento, pero como quiera necesita trabajar en ello. En la medida en que crece en su fe en Jesús, es importante también hacer las cosas para las cuales Él ha capacitado a Sus creyentes. “Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros. Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-12). Así como el pasaje de 1 Pedro (arriba) nos anima a leer la Biblia con el propósito de crecer, éste describe el propósito de los dones. ¡Han sido dados para el crecimiento de toda la iglesia! Pedro lo dice de otra manera: “Dios, de su gran variedad de dones espirituales, les ha dado un don a cada uno de ustedes. Úsenlos bien para servirse los unos a los otros” (1 Pedro 4:10). ¡Dios le ha dotado! Como dice la Biblia, "¡cada uno ha recibido un don!" Así que en la medida que intente servir de diferentes formas, usted verá más resultados y sentirá más gozo en unas más que en otras. Piense que el talento que Dios le ha dado es una inversión para la iglesia misma; Él quiere que usted la edifique, haciendo que todo el cuerpo crezca fervientemente.

3. Procure producir fruto.

Jesús es nuestro Dueño y Creador (Colosenses 1:16), nuestro Señor y Amo (Juan 13:13), el que nos llama “amigo” (Juan 15:14-16). Él no nos salvó para que simplemente vivamos la vida como queramos, sino para vivir para Él (2 Corintios 5:15). ¿Cómo hacemos eso? Produciendo Su fruto. Hay dos tipos: a través de las buenas acciones (que hacen que otros glorifiquen a Dios, Mateo 5:16) y la multiplicación de otros creyentes (Mateo 13:23).

La segunda carta de Pedro comienza diciendo, “...les escribo esta carta a ustedes, que gozan de la misma preciosa fe que tenemos. Esta fe les fue concedida debido a la justicia e imparcialidad de Jesucristo, nuestro Dios y Salvador. En vista de todo esto, esfuércense al máximo por responder a las promesas de Dios complementando su fe con una abundante provisión de excelencia moral; la excelencia moral, con conocimiento; el conocimiento, con control propio; el control propio, con perseverancia; la perseverancia, con sumisión a Dios; la sumisión a Dios, con afecto fraternal, y el afecto fraternal, con amor por todos. Cuanto más crezcan de esta manera, más productivos y útiles serán en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo” (2 Pe 1:1, 5-8).

Todo esto me muestra que la mejor forma para crecer en la fe es dando a conocer públicamente que somos creyentes en Jesús. Para algo tan serio como esto, ¡no puedo permitirme el lujo de estar satisfecho con un teléfono que es "inteligente”! Necesito saber lo que realmente significa creer en Jesús. Necesito ponerlo en práctica. Y necesito hacerlo de tal manera que yo esté viendo buenos resultados.

Poniendo juntos los tres principios de Pedro, podríamos decir:

  • El propósito de conocer la Biblia (1 Pedro 2:2) es para el crecimiento de la fe.
  • El propósito del don(es) espiritual(es) que Dios ha invertido en usted (1 Pedro 4:10) es para el crecimiento (el suyo y el del resto de la comunidad de su iglesia).
  • Y producir fruto espiritual, que significa …
    • Los hijos e hijas (vea la actitud de Pablo hacia los Corintios en 1 Corintios 4:14-15).
    • El "fruto del Espíritu" (vea Gálatas 5:22-23).

... es el propósito (y evidencia) del crecimiento (2 Pedro 1:1-8).


Ore esta semana:

Señor Jesús, quiero crecer en mi fe para conocerte, no simplemente para encontrar información de tí. Amén


¿Le parece esto muy difícil, quizá imposible? Lea 2 Pedro 2:1-3 y haga clic en el botón de abajo para entender cómo Dios nos da poder divino para hacer estas cosas.

Haga clic AQUÍ ahora.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Viviendo Como Parte del Cuerpo de Cristo

La semana pasada aprendimos sobre el pertenecer al cuerpo de Cristo, es decir, la Iglesia. También hablamos acerca de cuán importante es para cada creyente el pertenecer a un cuerpo local de creyentes, una iglesia.

Lea más

El Cuerpo de Cristo

Aunque cada miembro del cuerpo de Cristo desempeña un papel distinto, cada uno es importante y representa una parte fundamental del cuerpo entero.

Lea más