Devocional Semanal

Cómo Tomar Decisiones

Deje a Dios dirigir sus decisiones

Escrito por Gary Schneider on 13/02/2017

Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.

Romanos 8:14

Tener guía para tomar buenas decisiones es uno de los aspectos más beneficiosos de ser un seguidor devoto de Cristo.

Si usted necesita tomar una decisión de trabajo, de alguna relación, o saber qué hacer en cualquier área de su vida, usted puede contar con que Dios le guiará de las siguientes 3 formas:

1. La Biblia

Todo lo que hagamos debe estar de acuerdo con la Palabra de Dios. Por supuesto, la mejor manera de conocer la Biblia es estudiándola todos los días. Una mente entrenada en la Palabra de Dios puede conocer la mente de Dios en cada situación.

Sólo tenga cuidado de cómo aplica la Palabra de Dios a su vida. No elija un versículo de la Biblia al azar sin mirar el contexto. Esta es una forma de adivinación, que está prohibida por Dios (vea Deuteronomio 18:10). Se dice que un hombre estaba buscando desesperadamente la guía de Dios para una decisión que debía tomar. Cerró los ojos, y abrió la Biblia cerca del final, y sus ojos se fijaron al azar en un verso que decía que Judas se ahorcó a si mismo después de traicionar a Jesús. Angustiado, cerró la Biblia y la abrió de nuevo a ciegas, esperando recibir orientación. Al abrir y buscar un verso al azar, sus ojos se posaron en las palabras "ve y haz tú lo mismo". Obviamente, esta no es la manera de obtener la guía de Dios.

Un seguidor devoto de Cristo debe ser un estudiante serio de la Palabra de Dios. Al estudiar la Palabra de Dios diariamente, nuestra mente se entrena para estar en sintonía con la mente de Dios. Memorizar pasajes claves de la Biblia también entrena nuestra mente a tomar decisiones alineadas con la voluntad de Dios.

Vea aquí algunas promesas para aquellos que aman la Palabra de Dios:

  • Salmo 119:9,11: “¿Cómo puede un joven mantenerse puro? Obedeciendo tu palabra. He guardado tu palabra en mi corazón, para no pecar contra ti.”
  • Salmo 119:105: “Tu palabra es una lámpara que guía mis pies”

2. El Espíritu Santo

Como seguidor de Cristo, usted tiene el Espíritu Santo viviendo en usted. El Espíritu Santo es parte de la Trinidad: Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo. Eso significa que tiene usted tiene acceso directo a Dios. Funciona así: Oramos a Dios, A TRAVÉS de Jesús, EN el poder del Espíritu Santo.

Así como lo mejor es ser un estudiante diario de la Biblia para tener la guía de Dios, también lo es con la dirección del Espíritu Santo. Si quiere ser guiado por el Espíritu, lo mejor es tener un caminar diario e íntimo con Dios a través de la oración. En la gracia y el amor de Dios, Él nos "hablará" trayendo pasajes bíblicos aplicables a nuestra mente, brindando consejos a través de amigos cristianos, o simplemente trayendo ideas a nuestras mentes a través de la oración. Dios nos guiará siempre que le escuchemos, pero aquellos que invierten tiempo todos los días con el Espíritu Santo en oración reconocerán Su guía mejor que aquellos que simplemente lo hacen ocasionalmente.

Me gustaría presentarle el concepto bíblico de mantenerse al paso con el Espíritu. Al igual que cuando dos personas que están caminando una al lado de la otra deben mantener el paso cuando para poder llegar al mismo lugar, así también nosotros debemos aprender a mantener y seguir el paso del Espíritu de Dios.

Pablo dice en Romanos 8:14 "Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios". Podemos confiar en que el Espíritu de Dios nos guiará si tenemos una relación personal con Dios por medio de Cristo. En Juan 16:7, Jesús prometió enviar al Espíritu Santo como nuestro “paracleto”, una palabra griega que significa Consolador, Consejero, Abogado, Ayudante, Fortalecedor y Sostenedor. Es aquel que viene junto a nosotros y dice: "ve por aquí, ve ahora". Tómese el tiempo para estar en silencio ante Dios, pídale guía dirigida por el Espíritu Santo, y Él le guiará.

3. Consejos Sabios de Dios

Después de entrenar nuestra mente en la Palabra de Dios y en su Espíritu, el paso final para tomar buenas decisiones es consultar con personas sabias guiadas por Dios.

Esto puede significar hablar con un pastor sabio y de su confianza, un anciano o líder de la iglesia. O podría significar consultar a un amigo de confianza el cual usted sabe es seguidor de Cristo y quien de corazón se preocupa por usted. Si está casado, es vital que consulte con su cónyuge pidiéndole que ore con usted y su opinión. Es sabio buscar siempre un acuerdo mutuo entre marido y mujer antes de tomar decisiones importantes.

Una ilustración hermosa de esto se encuentra en Hechos 15:28. Los apóstoles debían tomar una decisión importante. Se reunieron para hablar y orar sobre lo que debían hacer. Finalmente, llegaron a una decisión unánime. Dice: “Nos pareció bien al Espíritu Santo y a nosotros.” La decisión estaba en línea con la Biblia, con la guía del Espíritu Santo y con la sabiduría y el consejo de los compañeros creyentes. Esta es la combinación ganadora. Si usted necesita tomar una decisión y lo que está considerando está en contra de alguno de estos 3 indicadores, por favor retroceda y espere por más orientación.

Una de las mejores cosas de ser un hijo de Dios es que Él promete guiarnos en cada paso del camino. Ser estudiantes de la palabra de Dios, tener nuestra mente controlada por el Espíritu Santo y rodearnos de amigos que son también guiados por Dios y el Espíritu Santo, es el camino correcto de tomar buenas decisiones en la vida.


Ore esta semana:

Señor, por favor toma el control de mi vida y hazte presente en cada decisión que tomo. Que todo lo que haga sea agradable para Tí y sea también testimonio vivo para los que me rodean.


¿Está dejando que Dios le guíe en cada decisión de su vida?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

Aprendiendo a escuchar la Dirección de Dios

¿De qué forma Dios nos guía a hacer Su voluntad?

Lea más