Devocional Semanal

Tres Maneras de Vivir con Confianza en el medio de la Violencia

¿Cómo llegamos a este lugar? ¿Por qué el miedo está en la parte posterior de nuestras mentes?

Escrito por Janet Perez Eckles on 05/03/2019
Temas: Dios, Temor, Paz, Confianza, Miedo

El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.

Juan 10:10 (RVR1960)

Mis nietos y yo jugamos un juego de lanzamiento para ver quién obtendría el puntaje más alto. “Está bien, Nana, es tu turno”, dijeron.

No hay problema. Aunque no puedo ver, casi podía juzgar la distancia y lo hice bastante bien.

“Ahora”, dije con una sonrisa, “ustedes dos tienen que hacer lo mismo que Nana. Veamos si pueden hacerlo con los ojos vendados.”

Y lo hicieron. Nos reímos juntos y aprendimos que un desafío a menudo resulta ser algo bueno.

Pero en la vida real, en nuestro mundo de hoy, enfrentamos un desafío más serio y desagradable: vivir vidas llenas de paz, felices y productivas en medio de la violencia.

“Decidí dejar de ir a conciertos o cualquier lugar con multitudes”, dijo una amiga.

“Yo también”, dijo otra amiga, “Estuve en un concierto la otra noche. Y no pude evitarlo, seguí buscando para asegurarme que sabía donde estaba la salida en todo momento…por si acaso.”

¿Cómo llegamos a este lugar? ¿Por qué el miedo está en la parte posterior de nuestras mentes?

Pero no tiene por qué ser así. Aunque la violencia parece acercarse a nuestros hogares, haciéndonos a todos vulnerables, tenemos una opción: vivir con confianza. Para prosperar con seguridad y paz.

Y aquí están las tres opciones para lograr esa confianza incluso en medio de un mundo violento:

  1. Elige a quién creer. ¿Nos encogemos ante las malas noticias que surgen de los medios de comunicación, permitiendo que la ansiedad se desarrolle y la paz desaparezca? ¿O creemos en la tranquilidad que Jesús declaró para nosotros ahora, hoy, y en el momento en que dijo: “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33) Él no previno la adversidad, eliminaba problemas ni eliminaba dificultades. Están presentes, pero también está Su promesa de que Él conquistó todo.
  2. Elige qué recibir. En lugar de recibir los hechos trágicos, recibimos la porción de Dios para satisfacer nuestras necesidades. Y Su promesa de lo que nos hará fuertes. Esto es lo que nos dio: “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Timoteo 1:7)
  3. Cómo elegimos vivir. ¿Saltamos a bordo del barco de ansiedad y preocupación? Si es así, Satanás el capitán seguramente destruirá nuestra paz, nos robará nuestra seguridad y matará nuestra alegría. Pero las propias palabras de Jesús son tranquilizadoras: ”El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)

La violencia puede continuar, las malas noticias pueden no detenerse y aumentar la tragedia. Pero la plenitud de la vida es nuestra, porque Jesús prometió. Porque lo demostró y porque lo que dijo hace mucho tiempo vive y es cierto hoy.

Y es por eso que el nivel de confianza que poseemos está directamente relacionado con lo que creemos, lo que recibimos y cómo elegimos vivir.

El contenido de este Devocional ha sido compartido a través de una asociación con Janet Perez Eckles.


Ore esta semana:

Padre, concédeme la capacidad de escuchar tu Palabra, creer lo que dices y vivir con confianza bajo el amparo de tu gracia. En el nombre de Jesús, Amén.


¿Que le mantiene seguro(a) hoy?

Haga clic AQUÍ para hablar con alguien al respecto.

¿Le gusta este contenido?

¿Le gustó lo que acaba de leer? Suscríbase para recibirlo en su buzón como un e-mail

Suscríbase

Artículos relacionados

6 Secretos para la Paz Interior

Cuando la vida se hunde por el peso de innumerables tareas, obedecer su gran mandamiento es la clave del éxito pacífico.

Lea más

Enfrentando Totalmente Nuestros Miedos

Aprenda cómo enfrentar sus temores y viva en paz.

Lea más

La Fidelidad de Dios es Grande

La fidelidad de Dios produce en nosotros confianza.

Lea más